Guía para la formulación de un Plan de Seguridad de Agua en contexto de desastres

El Plan de Seguridad de Agua desarrollado por la Escuela de Protección Civil fue aplicado en la intervención de Bomberos sin Fronteras Francia en agua y saneamiento en el pueblo damnificado de Biré, en Haiti, con cerca de 5000 beneficiarios.


Guía para la formulación de un Plan de Seguridad de Agua en contexto de desastres
"En situaciones de desastres una de las prioridades principales para las autoridades locales y de instituciones de ayuda humanitaria es la de proveer agua de consumo humano. Esta prioridad es atendida a través de la distribución de agua embotellada o por medio de la instalación de plantas de tratamiento mientras se rehabilitan los sistemas afectados por el desastre cuyas operatividades se interrumpen debido a diferentes tipos y grados de intensidad de daño, ruptura y/o contaminación.

Siendo el agua uno de los medios principales de transmisión de enfermedades, los proveedores de agua deben asegurar su potabilidad además de la cantidad adecuada. La incorrecta instalación y funcionamiento de los sistemas de emergencia puede ocasionar situaciones que ponen en riesgo la vida y la salud de las poblaciones.

Es necesario considerar también el efecto sobre la eficiencia económica del sistema que provoca una incorrecta instalación y funcionamiento ya que esto puede ocasionar el aumento de los costos de operación, los cuales son asumidos siempre por las agencias de asistencia humanitaria, gobiernos centrales, regionales o locales. Es importante tomar en cuenta que en países en vías de desarrollo, las catástrofes de gran magnitud pueden obligar a operaciones de sistemas de emergencia de abastecimiento de agua por periodos prolongadas, representando esa situación un desafío logístico y disponibilidad de recursos difícil de asumir, por lo que la optimización de la eficiencia integral del sistema es un aspecto vital para la continuidad de la atención.

Muchas de los operadores de asistencia humanitaria que operan la atención de desastres con plantas portátiles de potabilización de agua u otros sistemas no poseen, más allá de las guías de ensamblaje de los equipos y modos de operación proporcionados por los fabricantes, de alguna herramienta técnica que la conduzca a incorporar su tecnología alternativa dentro de un sistema de gestión de riesgos que controle todos los componentes del sistema de abastecimiento de agua. Las normas mínimas de la carta humanitaria con la que se asiste en desastres no presentan aún algún modelo de planificación de gestión de riesgo del abastecimiento de agua que permita establecer por ejemplo estrategias y marcos de acción para el conocimiento de los sistemas operados y de sus capacidades de suministro para metas de protección de salud del espacio concreto en servicio, para la determinación de peligros de contaminación y modalidades de control de los peligros, para validaciones de estas medidas de control de peligros, para la aplicación de un sistema de monitoreo de las medidas de control adoptadas del sistema, para plazos de aplicación, para verificación de la calidad de agua, entre otras estrategias y acciones.


El presente documento pretende fortalecer los procedimientos de gestión operativa de agua y saneamiento en contexto de desastres, incorporando un procedimiento de gestión de riesgos de calidad de agua. Esto se logrará desarrollando y aplicando para este contexto particular un plan de seguridad de agua según los enfoques y requisitos, para garantizar la inocuidad del agua, de las guías para la calidad de agua potable y de la metodología pormenorizada de gestión de riesgos para proveedores de agua de consumo de la OMS.

Los contextos de desastres configuran escenarios de alteración severa de la dinámica social, donde los actores sociales locales y sus roles son afectados a diferente nivel, y donde las intervenciones de asistencia humanitaria exigen se los involucre, tanto para atender aspectos estratégicos y operativos a fin de superar el trauma estructural y emocional así como también para atender aspectos éticos de asistencia.

El contexto de catástrofe muchas veces significa un nivel de trauma profundo que desarticula las capacidades locales y anula la presencia, disposición y acción de los actores sociales locales y sus roles, teniendo la cooperación humanitaria que trabajar en esas circunstancias, a diferencia de prácticas de cooperación normales en contextos sin desastres, para la implementación inmediata de procesos técnicos de asistencia que permitieran superar el colapso de la precaria estructura de respuesta nacional a desastres.

A fin de lograr un modelo de plan de gestión de agua para el contexto y tecnología operada y destinada para operadores de ayuda humanitaria, su formulación debe prever entrevistas con todos los actores sociales que deberían estar involucrados con la intervención de este tipo en caso de desastre, sin perder de vista la dinámica para la que se destina, que impone una actuación contra el tiempo, el tipo de escenario de desastre, y la naturaleza del fenómeno desastroso y su evolución."

FORMACIÓN Y CAPACITACIÓN CONTINUA