Riesgos en la seguridad y salud ocupacional


Riesgos en la seguridad y salud ocupacional
Para un éxito empresarial la garantía de condiciones seguras y saludables en el desarrollo de las labores de los empleados y colaboradores es un requisito imprescindible más allá de la responsabilidad legal y social pues promueve sobre todo la adhesión de los recursos humanos a los objetivos institucionales.

Las intervenciones de la Escuela de Protección Civil en su empresa superan el ámbito técnico ya que se diseñan para incorporar, simultáneamente a los aspectos técnicos, la promoción de actitudes y valores que fomenten el trabajo en equipo, la pro actividad, la innovación, una cultura de paz y el clima laboral óptimo.

Las intervenciones de la Escuela de Protección Civil comprenden:

o Consultorías para habilitar a una empresa en la formulación de políticas, estrategias, planes, proyectos y acciones sobre seguridad y salud ocupacional considerando sus contextos operativos particulares y sus requisitos legales específicos.

o Consejería, información, educación, y comunicación para formar y desarrollar capacidades que aseguren la eficacia y eficiencia de los sistemas y estructuras corporativas del mejoramiento continúo de la salud y seguridad en el trabajo.

o Capacitación técnica en disciplinas de la seguridad y salud en el trabajo, formando y desarrollando conocimientos, competencias, actitudes y valores para el empoderamiento de las metas corporativas.

Riesgos tecnológicos

Materiales Peligrosos

La falta de políticas y recursos para la investigación científica en los países en vías de desarrollo con respecto al manejo de peligros y gestión de riesgos relativos a materiales y substancias peligrosas, ha llevado a que el tema se norme y aplique en estos países sin un análisis sistemático ni integral que permita la construcción de un sistema de gestión de riesgos tecnológicos adaptada a la realidad económica, social, política, técnica y sobre todo ambiental, para el área andina en particular y latinoamericana en general. Las pocas políticas, normas, directivas, protocolos sobre materiales y substancias peligrosas se han venido importando e insertando desde el primer mundo casi sin la menor reflexión técnica de su viabilidad integral y por tanto de su verdadera eficacidad y eficiencia. En parte este problema se debe también en que el tema ha sido en América Latina una iniciativa y movilización principalmente desde las instancias de atención de respuestas, muchas soportadas con voluntariado, que no cuentan con capacidad política ni normativa, ni tampoco representan centros de investigación científica técnica. De otro lado las contrapartes del primer mundo que respondieron a este requerimiento de América Latina tampoco representaban los enfoques de las instancias de cooperación técnica para el desarrollo, y peor aún algunas siendo instancias de un estado sus especialistas y operadores solamente se circunscribían a los asuntos del conocimiento tecnológico y de los protocolos de respuesta que sus competencias le permitían desarrollar en vista de ser también actores operativos de la respuesta a emergencias en sus países. Frente a este proceso el tema esta presente en nuestros medios solo parcialmente en su componente tecnológico y no en lo estratégico ni sistémico.

Esta incorporación de sólo el conocimiento tecnológico del tema ha generado un mercado de servicios simple, para atender la demanda de las empresas que requieren aplicar normas existentes, pero aun sin sustento integral, sistémico ni viable.